Buscar

El Gobierno hará el hospital nuevo en Juana Koslay. Ninguna obra de importancia para la Ciudad

Tal como ocurre desde hace décadas, la ciudad de San Luis vuelve a ser discriminada y las obras más importantes son llevadas al área metropolitana donde hay menos habitantes.

Los más de 200.000 vecinos de la ciudad de San Luis de ven obligados a gastar hasta en dos boletos de colectivos para llegar a la Maternidad o la Casa de Gobierno que también se construyó lejos de la ciudad.

Ahora ocurrirá lo mismo con le hospital que por segunda vez prometió Alberto Rodríguez Saá. Mientras la ciudad crece hacia el Sur y el Oeste, el gobierno provincial construye los edificios de salud hacia el Norte y Este. Los vecinos más humildes de los barrios 1° de Mayo o Quinto Centenario que son los que más necesita la salud pública deberán gastar en dos colectivos ya que el nuevo hospital estará en otro ejido municipal al que no llegan los colectivos que pasan por su barrio.

El gabinete provincial se mueve en auto y se olvida que la población en general no tiene los altos niveles de vida de ellos.

El temor general de los vecinos también es que se desfinancie el Hospital Policlínico y se lleven los médicos al nuevo hospital ya que nada ha dicho el gobernador con qué médicos atenderá a los pacientes cuando faltan especialistas y generalistas en las actuales instalaciones de la provincia.

Según lo dicho por Rodríguez Saá en su discurso durante el acto político en Juana Koslay que utilizó para hacer anuncios públicos, la ubicación es para mejor acceso de las ambulancias. La mayoría de las localidades que no tienen atención de complejidad solo poseen una ambulancia. Personas con cuadros de gravedad o quebraduras deben trasladarse por sus propios medios hasta Villa Mercedes o San Luis porque los hospitales locales no tienen especialistas ni para colocar un yeso.

Hasta ahora, los más de 6.000 millones de pesos que el gobierno destinará al nuevo hospital se van en la obra y en importación de equipos. La oposición ya se puso en alerta ante los negocios de constructoras y empresas creadas para importar tecnología que siempre están relacionadas al poder de la familia gobernante.  ¿Estará entre los millonarios gastos un sistema de turnos eficiente como el de los hospitales públicos de Mendoza que tienen en cuenta a la gente y no las conveniencias de los administradores?. Es otro tema que no se mencionó. 

¿Y los médicos? ¿y la planta de técnicos y enfermeros? De eso no se mencionó una palabra en el discurso. La provincia tiene un déficit importante en profesionales médicos. Hoy los vecinos de la ciudad de San Luis deben ir a horas insólitas a pedir turnos al hospital, trasladarse a la madrugada con sus hijos a cuesta, muchas veces a pie por la falta de dinero para ir y volver en transporte público o taxis. Con esta decisión le ponen cada vez más lejos la salud a los vecinos de la ciudad de San Luis.