• LPSL

El "cura" Alberto, desautorizó al sacerdote y bendijo él los móviles de policía

Si algo le faltaba al gobernador era creerse cura, así ocurrió este lunes en la fatídica presentación de móviles policiales.

Mientras un sacerdote se preparaba para bendecir las unidades, el gobernador lo frenó y aseguró que sería él mismo quien lo haría. Si bien quiso disimularlo como una broma, la situación dejó entrever el autoritarismo pronunciado con el que acostumbra a manejarse el primer mandatario provincial.


El propio funcionario religioso remarcó la falta de respeto de Rodríguez Saá, un reconocido detractor de la religión y la iglesia. "Estos móviles van a estar bendecidos dos veces", retrucó el sacerdote ante la mirada de Rodríguez Saá y la incomodidad del público.


Mientras atrás toda la cúpula del gobierno festejaba la polémica intervención del gobernador, que nuevamente deja que desear.


El egocentrismo nivel dios que posee Alberto, lo lleva a cometer actos de violencia y arrebatos para ser el único que tiene la palabra final en cada acto. Una imagen que pinta de lleno la personalidad y la actualidad de un dirigente al que le pasó su cuarto de hora y que cada tanto muestra su verdadera cara totalitaria.