Buscar

El Corcho Rodríguez: Ley de Cine, Andrea del Boca y las coimas de la obra pública

La reaparición de Jorge Corcho Rodríguez en los medios trajo a la memoria de los puntanos la estafa que significó para San Luis la Ley de Cine.

Tres meses antes de la caída de De La Rúa, el gobierno de San Luis anunció que por un extraño designio de los Rodríguez Saá San Luis a partir de ese momento se transformaría en Hollywood y que para ello la provincia, es decir todos los puntanos, pondríamos 20 millones de dólares al servicio de cineastas argentinos interesados en filmar sus películas aquí. La aventura con plata ajena terminó mal porque de los 20 millones de dólares pesificados luego por Eduardo Duhalde, 10 millones se los llevó el Corcho Rodríguez sin que la provincia recibiera nada a cambio.


La crisis de 2001 será recordada como uno de los peores momentos del país, sin embargo, mientras los diarios desde cinco meses antes preanunciaban un estallido generalizado, los hermanos Rodríguez Saá como siempre utilizaban dinero público para proyectarse a nivel nacional y ver si en un descuido llegaban a la presidencia.

Con la Ley de Cine los hermanos entendieron que su propio cholulismo era equivalente al del resto de la población y entonces a través de El Diario con notas realmente patéticas informaban por ejemplo que entre las 10 y las 12 Dady Brieva estaría filmando en calle San Martín. El efecto fue el contrario, porque en un momento en que los docentes reclamaban aumento de sueldo, paralelamente veían como el dinero de los puntanos se escurría al bolsillo del Corcho. Entonces en vez de los autógrafos, aparecieron los escraches y las filmaciones en algunos casos se hicieron en medio de una bochornosa custodia policial.


El Corcho contrató entonces a Andrea del Boca, que en ese momento se decía mantenía un romance con el Adolfo. Ya para ese momento la actriz emblemática de los culebrones de la siesta venía sospechada de recibir sumas escandalosas para producir novelas de dudosa calidad y montaron para eso un set de televisión a orillas del lado de Potrero de los Funes, pero esa construcción al poco tiempo sufrió un atentado que lo transformó en cenizas.

También la sede de Red Lojo sufrió un ataque con bombas molotov por parte de militantes de Daniel Sosa. De la novela protagonizada por Andrea del Boca apenas llegaron a filmar la mitad de los capítulos porque los actores y técnicos de la novela recurrieron a la huelga para cobrar y entonces paralizaron la filmación. De las 50 películas filmadas en San Luis solo dos tuvieron trascendencia, mientras que la mayoría ni siquiera consiguió sala para el estreno y entonces terminaron en la grilla nocturna de los sábados en el canal oficial de San Luis

El Corcho prometió que el escenógrafo de Steven Spielberg, Eugenio Zanetti, iba filmar una película e incluso trajo a San Luis a la actriz Faye Dunaway. La película nunca se hizo y el Corcho no devolvió la plata, sino que cuando fue intimado por Fiscalía de Estado anunció en una conferencia de prensa -a la que fue obligado por Sergio Bastías- que como resarcimiento le cedía al Estado Provincial los derechos de Paturuzú II, una película que nadie vio. Como dato final del legado del Corcho, el set de cine de La Punta se usó hasta el año pasado para festejar los cumpleaños de 15 con los que Rodríguez Saá compraba votos como parte de la campaña contra Claudio Poggi.