• LPSL

El Adolfo quiere que Edesal cobre las tasas municipales y se quede con el 8% sin poner un peso

Adolfo Rodríguez Saá impulsa una iniciativa para que la empresa distribuidora de energía, Edesal, incluya en la boleta de la luz también el cobro de las tasas municipales. Desde la privatización en 1995 la propiedad de Edesal siempre fue atribuida a al Adolfo, quien ubicó como miembro del directorio a Luis Amitrano.

De acuerdo con las denuncias de diputados opositores, la empresa provincial estatal fue valuada en 70 millones de dólares pero el gobierno sospechosamente la privatizó en poco más de 18 millones y la dejó en manos del Exxel Group, un fondo de inversiones desconocido, con domicilio en las Islas Caimán, que hasta ese momento no tenía antecedentes comerciales y tampoco tenía experiencia en el negocio de la energía.


En 2011 la empresa constructora Rovella y Carranza, también atribuida a Rodríguez Saá, compró Edesal y acrecentó las sospechas de la intención de Rodríguez Saá de centralizar la administración de sus negocios en empresarios de su confianza, porque desde entonces las acciones de la empresa aumentaron siete veces su valor.


Hace dos años el diputado Juan Larrea, cuando aún era opositor al gobierno de Rodríguez Saá, denunció que Edesal mantenía una deuda de 140 millones de pesos con Camesa y que los aumentos de tarifas autorizados por el Estado provincial facilitaban que la empresa de Rovella efectuara negocios financieros.

Ahora, sin que nadie explique a título de qué, Adolfo Rodríguez Saá aparece como mediador para que Edesal opere casi como un Rapipago y que entonces la empresa que siempre le atribuyeron se quede con una ganancia del 8 por ciento sobre las tasas de la mayoría de los municipios de San Luis sin poner un mango.