• LPSL

Desgarrador testimonio de un trabajador del plan solidario al que dejaron en la calle

A los gritos y bañado en llanto, así estuvo Jorge Gómez. Un beneficiario del Plan de Inclusión que fue echado sin justificación por el ministerio de Desarrollo Social.

Visualmente emocionado y para ser escuchado, Jorge realizó una manifestación solitaria en la puerta de “La Colonia” pidiendo explicaciones de su repentina baja. Habiendo cumplido con la asistencia todos los días y con todas las formalidades, el trabajador no encuentra razón a su despido.


Los culpables Sergio Tamayo y Federico Berardo, los ministros de Alberto Rodríguez Saá encabezan un sistema perverso que tiene a los beneficiaros de planes con una preocupante inestabilidad laboral.


La incertidumbre de ser dados de bajas, es uno de los temores que recorre por los trabajadores en medio del plan de despidos por goteo que realiza el gobierno. Cada beneficiario entra en una especie de “purgatorio”, en el que queda excluido de todos sus derechos.


De esta manera, de la mano de Tamayo, el gobierno dio de baja a más de 800 personas. Dejándolos prácticamente en la calle, después de utilizarlos miserablemente durante dos procesos electorales en 2017 y 2019.


“No puedo pagar la casita donde vivo, yo no pido nada solo que me den lo que corresponde”, advirtió Jorge quien fue echado de la puerta del Ministerio por la Policía. El trabajador contó que años atrás vivió en la calle y que no quería volver a ese “infierno personal”.


“Se echan la culpa entre el ministerio y el banco, ni siquiera me atendieron. Yo necesito la platita para pagar donde vivo, no quiero volver a mendigar por comida”, narró entre sollozos y la mirada de varios vecinos de la zona emocionados por el relato.


En el medio, el gobierno sigue echando gente de los planes. Personas que solo tienen ese ingreso y que quedan a la deriva. Mostrando la peor cara de un San Luis, hundido en la pobreza y la desigualdad social.