• LPSL

Cuando robar se convierte en un hábito: Adolfo plagió la campaña de una firma francesa

Con la creatividad gastada y tratando de venderse como algo novedoso, Adolfo Rodríguez Saá apeló al plagio para armar su campaña.

El longevo senador nacional, "robó" las gráficas y estéticas de una compañía de comunicación francesa y las vendió como propias.


A través de una investigación, LPSL pudo comprobar que los iconos, colores y hasta el formato de las fuentes son los mismos que la firma NET+ creó hace 4 años. En la misma se promocionaba un servicio triple play de comunicación.

El spot que de la empresa a la que Adolfo le robó



Solo basta con comparar ambas campañas para notar que Rodríguez Saá se apropió de la campaña.


Al parecer la idea surgió del gurú de Adolfo, Jürgen Klaric, quien habría sido el que pasó el dato de la campaña a imitar. Además de aconsejar al senador a hacer videos que en muchos casos han sido el hazmereír en las redes sociales.




Desde el entorno de Adolfo jamás pensaron que la "copia" saldría a luz por lo que decidieron poner en marcha la misma.

El término plagio se define en el diccionario de la RAE como la acción de «copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias». Desde el punto de vista legal es una infracción al derecho de autor acerca de una obra artística o intelectual de cualquier tipo, en la que se incurre cuando se presenta una obra ajena como propia u original.


Así pues, una persona comete plagio si copia o imita algo que no le pertenece y se hace pasar por el autor de ello sin su autorización. En el caso de documentos escritos, por ejemplo, se tipifica este delito cuando, sin uso de comillas o sin indicar explícitamente el origen, ni citar la fuente original de la información, se incluye una idea, un párrafo, una frase ajena, una fotografía o la obra completa.


En este caso se puede detectar en el uso de la paleta de colores, el estilo tipográfico, la utilización icónica y el concepto general de una campaña que apunta a los jóvenes.