• LPSL

Con tres días de vacaciones, el gobierno busca tapar las condiciones en las que trabajan los planes

El ministro de Desarrollo Social provincial, Federico Berardo, anunció con bombos y platillos el “beneficio” de tres días de vacaciones a los trabajadores de plan. En medio de denuncias por las precarias condiciones en las que trabajan los beneficiarios, el gobierno trata de “enfriar” las críticas.

Lejos de la dignidad laboral y de mejorar su calidad de vida que el gobernador prometió otorgar, durante el 2018 Rodríguez Saá sacó a los trabajadores de los edificios públicos y los mandó a las parcelas. Con el único objetivo de bajar el número de los que percibían el plan solidario.


De acuerdo a la información que los propios empleados han dado a conocer, son más de 4500 las personas que fueron dadas de baja. Sin sentido social, Berardo dejó a mil de familias sin el único sustento que tenían y pasarán las fiestas sin el beneficio de su plan.


Utilizados para las elecciones, ahora son fusibles de cambio y han caído en el ajuste furioso que el Ejecutivo provincial está llevando a cabo.


A pesar de la publicidad que Rodríguez Saá paga para mostrarse “humanitario”, lo cierto es que los beneficiarios son enviados a pintar piedras a la vera de las rutas provinciales, en condiciones extremas y sin protección alguna.