• LPSL

Comenzó el juicio federal contra Freixes y Zabala por las renuncias anticipadas de los jueces

Se inició hoy en el Tribunal Oral Federal el juicio que se comenzara con las denuncias en 2015 por el apriete a jueces provinciales para que firmaran sus renuncias anticipadas. Están acusados de presionar a los jueces el actual ministro provincial Sergio Freixes y Mario Zabala.

Luego de trece años de demoras, pedidos de intervención a la Justicia de la provincia, un papelón y escándalo político y judicial a nivel nacional y muchas postergaciones, comenzará hoy el juicio por los delitos de coacción agravada contra la abogada Marina Ziliotto que en 2004, cuando llegó a camarista, fue alejada del cargo al ejecutarse la renuncia anticipada que le habían exigido firmar para asumir.

La denuncia ante la Justicia Federal fue realizada en 2005 por la Dra. Gretel Diamante que en ese momento se desempeñaba como Fiscal del Crimen N°3 de Villa Mercedes, la presentación se realizó en abril de ese año ante el Procurador General de la Nación, Esteban Righi. A partir de ese momento el Poder Judicial de San Luis se convirtió en el caso paradigmático del manejo de la justicia por parte del Poder Ejecutivo. En la denuncia se reveló que Alberto Rodríguez Saá, gobernador en ese momento, obligaba a jueces y funcionarios judiciales de San Luis a firmar sus renuncias anticipadas si querían ser nombrados en los cargos a los que ascendían.

El caso de Ziliotto no es el único. A la Justicia llegaron 11 casos similares a partir de la denuncia de la Dra. Diamante. Entre las pruebas del expediente avaladas por la Justicia Federal en la investigación está el testimonio en cámaras ocultas de jueces que afirmaron haber sido presionados para firmar renuncias en blanco para acceder a los cargos.

A través de esas renuncias, el gobierno provincial manejaba la Justicia amedrentando a jueces y funcionarios de la Justicia, poniendo y sacando a su antojo a los mismos en un claro avasallamiento de la independencia de poderes del Estado provincial.

El encargado de que las firmas se realizaran era Sergio Freixes, actual ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción en el gobierno de Rodríguez Saá. Freixes en ese entonces se desempeñaba en el Ministerio de Legalidad y debió abandonar aquel cargo luego de la denuncia a la Justicia Federal al ser procesado en 2007.

El blindaje mediático que padece la provincia de San Luis permitió que Freixes, procesado por la Justicia Federal, se presentara en listas del rodriguezsaaísmo y se beneficiaria con la banca de senador durante dos periodos. Más tarde sería premiado con un Ministerio que hoy lo encuentra en el banquillo de los acusados y el Gobierno de Alberto Rodríguez Saá no lo ha apartado oficialmente de su cargo.