Buscar

Colas eternas y sin aire acondicionado en San Luis ¿qué pasa en las demás provincias?

Mediodía del sábado en Super Vea, no hay aire acondicionado y las colas están repletas.

Todo ocurre muy lento, y ya dice el refrán que el que espera, desespera. Los supermercados se han transformado no solo en proveedores de alimentos y artículos de la vida diaria, ahora también funcionan como cajeros donde uno puede extraer dinero de su caja de ahorro; y como lugar de pago de servicios.


Sumado a que tal vez el cajero o cajera en cuestión no tenga experiencia, el tiempo perdido y con calor puede ser causal de quejas que están encuadradas en la Ley nacional de Defensa del Consumidor.


Lo mismo ocurre con esperas interminables en bancos, consultorios y otras entidades. En el Artículo 42 de la Constitución Nacional se menciona el “derecho a condiciones de trato equitativo y digno en las relaciones de consumo”.


Capital Federal tiene una ley al respecto desde 2012 (Ley 4.389). La provincia de Buenos Aires avanza en un proyecto de Ley que regule las demoras de atención al público, y que obligue tanto a entes privados como públicos a resolver la situación de los tiempos de espera.


El Senado de la Nación trabaja desde hace tiempo en un proyecto de Ley que declara como “abusiva" y "contraria al trato digno” toda práctica de atención al público que obligue a la gente a esperar “a la intemperie en el exterior” de los locales o bien que "signifique permanecer en filas con esperas mayores a 30 minutos”. Como máximo se admiten demoras de hasta 45 minutos, pero sólo si hay turnos numerados, asientos y baños.


Tucumán reglamentó en la Ley provincial 8.895 una espera máxima de media hora y faculta al usuario a denunciar al establecimiento por trato indigno. En Río Negro multaron a un banco por infringir el artículo 45 de la ley provincial 2718 de Defensa del Consumidor por las demoras en las colas en cajas y cajeros automáticos. También en la Ciudad de Buenos Aires se limitaron las colas para que la gente no tenga más de 90 minutos de espera en dependencias públicas, bancos, empresas de servicios y comercios.


Otras leyes hacen hincapié en la presencia de asientos, baños, climatización e información sobre el tiempo aproximado de espera, ya que los más afectados son los adultos mayores y personas con niños menores de 2 años.


Los derechos de los consumidores son vulnerados a diario, el desconocimiento y falta de información de sus derechos también juega a favor de estos “tratos indignos” que mencionan las leyes de otras provincias. ¿Para cuándo una Ley que cuide al consumidor en San Luis?