• LPSL

Cierran fábricas en San Luis y Alberto Rodríguez Saá sigue de brazos cruzados

“No vamos a permitir que cierre ni una fábrica en la provincia”, fue la frase que Rodríguez Saá esbozó en un discurso anterior a las elecciones gubernamentales de junio.

En las últimas horas, se confirmó el cierre de más fábricas y el despido de más de un centenar de trabajadores puntanos. Cientos de familias se quedarán si su único sustento mientras desde el gobierno, se realizan reuniones ficticias para un “acuerdo” económico y social.


Ledesma y Premoldeados SL cerraron sus puertas, dejando a un centenar de empleados en la calle, mientras que Arcor tras adelantar las vacaciones a todo su personal, despidieron a 42 empleados más.


El sector fabril en su mayor estado de alerta roja y el gobernador se preocupa por negar la realidad. Incluso en los últimos cuatro años, el gobierno no puso en marcha ninguna política de emergencia para evitar el cierre masivo de fábricas. Ni siquiera se crearon las áreas de industria ni empleo, tratándose de un proyecto político que dice ser “peronista”.


En la última medición realizada por el INDEC, San Luis fue señalada como una de las provincias donde más creció la pobreza, la desigualdad y el resquebrajamiento social. Con un 35 por ciento de incremento, y con la mitad de los niños y niñas bajo la línea de la pobreza.