Buscar

Cierran cuarteles de bomberos voluntarios por falta de apoyo del gobierno de Rodríguez Saá

La campaña terminó y con ella la puesta en escena del gobernador Rodríguez Saá mostrarse como benefactor de los bomberos voluntarios. Fiel a su estilo, Alberto olvidó sus promesas electorales y dejó al abandono los cuarteles.

Con las crisis que aqueja tanto al país como a la provincia, los bomberos voluntarios apenas dan abasto en sus tareas. Debido a la falta de herramientas y recursos para llevar adelante su fiel tarea.


Este es el caso del Cuartel de Bomberos Voluntarios de San Pablo que luego de cinco años de servicio ininterrumpido, se decidió cerrar las puertas de la institución.


El cuartel funcionaba desde el año 2014. Contaba con un personal estable de nueve personas, pero en los últimos días de funcionamiento, quedaban cinco personas trabajando. Sin remuneración alguna y con constante sacrificio y vocación, los Voluntarios participaban en todo tipo de intervenciones, no sólo en su localidad sino en todo el Valle del Conlara.


“Veníamos resistiendo desde hace un tiempo. No teníamos ni para pagar la nafta, la luz. Últimamente los únicos recursos que conseguíamos salían de nuestro bolsillo”, explicó el exjefe del cuerpo a un medio del Valle del Conlara.


Hace tan solo dos semanas, Rodríguez Saá anunciaba supuestos beneficios para los bomberos voluntarios, luego de años de silencio y de tratarlos de “patoteros” por pedir que se reconozcan sus derechos.


Esto demuestra el cinismo de Rodríguez Saá y su modo campaña, caracterizado por promesas que no verán la luz.