• LPSL

Carta de una madre indignada con Alberto y su peligroso mensaje

La madre de tres alumnos puntanos le envió una carta abierta al gobernador Alberto Rodríguez Saá preocupada por el mensaje que este dio al renunciar la exministra de Educación y de su contradictoria posición respeto al flagelo de la droga en menores.

Al señor Gobernador Alberto Rodríguez Saá:

Utilizo este medio que nos permite publicar cartas abiertas para decirle la preocupación y que me provocaron sus palabras y también lo que no dijo sobre el consumo de drogas.

Señor, perdió usted una oportunidad única de hacer algo, de acompañar, de decir “presente” a todos aquellos padres que tienen chicos víctimas del flagelo de la droga en la provincia…

No se trata de jóvenes con dinero para ir a Holanda ni para gastar siete mil pesos en chucherías en un paseo, se trata de los chicos más vulnerables de la provincia, que están solos, sin ningún acompañamiento de su gobierno, no hay donde tratarlos en la provincia, no hay adonde recurrir.

No hay campañas en las escuelas que prevengan sobre la droga y su consumo, no hay educación que diferencia el consumo recreativo de su ex ministra con el consumo adictivo de drogas duras como el paco que ya está en nuestra provincia.

Villa Mercedes, San Luis, y hasta en los pueblos, ya hay droga, droga de la difícil, no la de la “experiencia” y circunstancial, sino la que atrapa vidas y las anula.

Usted se calló, tuvo la oportunidad de marcar la diferencia entre los consumos, y diferenciar aquello que es negocio y tráfico de aquello que es lo que hizo su ministra y que en ese país es legal.

Lo peor es que además de callar, mandó a callarse a todos, a ocultar, a no decir lo que se hace.

Usted le dijo a los pibes: “si consumen no lo digan”, y sabe qué, la mayoría de los pibes que no consumen socialmente están sin amparo de la provincia y los que consumen marihuana de manera recreativa están ahora estigmatizados como si fueran adictos y estuvieran haciendo algo terrible.

En vez de educar desde su lugar de poder, en vez de diferenciar y ayudar a comprender, puso todo en la misma bolsa, ahora todos son lo mismo: el que consume paco y está atrapado en el barrio por la red de venta donde hay hasta policías implicados, el que tiene problemas con la cocaína, y el consumidor que lo hace de vez en cuando. Ahora todos son personas ocultables, cuyos problemas en unos casos y hábitos en otro son reprochados desde una moralina hipócrita cuando al tema de los consumos de sustancias debe enfrentárselo como lo que es y separar las aguas.

Estamos en un país donde han llevado presos personas con patologías médicas que autocultivaban marihuana para hacer el aceite de cannabis que paliaba sus dolores y convulsiones, estamos en un país que procesa personas por consumos personales de marihuana y estamos en un país que deja solos a los que están sufriendo verdaderas adicciones a sustancias químicas.

No los oculte, no los mande a callarse y ocultar lo que hacen. No estigmatice, usted no debe prolongar la hipocresía social. Personas que tienen adicciones de alcohol o tabaco se creen mejores que los que fuman un porro, y tal vez sean adictos al alcohol y al tabaco y el del porro no. Personas adictas a psicofármacos se creen mejores y con más moral que un pibe que ahoga su miseria en una droga porque ni siquiera tiene acceso a la salud mental, porque no hay campañas que contengan a los jóvenes, a la depresión, a las enfermedades psicosociales.

Las madres como yo, las madres que tuvimos la fortuna de formarnos, las madres que sabemos diferenciar entre un problema de salud pública como la adicción y un consumo recreativo, nos guste o no, sentimos que el mensaje de mantener esto en “la intimidad” es barrer los debates y los problemas bajo la alfombra.

No hay nada que ocultar, señor Gobernador, hay debates que dar, hay educación que impartir, hay prevención que realizar, hay enfermos que acompañar y darle lo que necesitan.

Y acá en San Luis está faltando todo eso y solo hay hipocresía y tapar el sol con un dedo.

Le hablo a usted porque es quién está cargo y tiene los elementos para que nuestros pibes puedan tratarse si es el caso, que nuestros pibes tengan acceso a políticas de reducción de daños si es el caso, que los padres aprendan de qué se trata y cómo se lidia con esto, y que especialmente cuando necesiten que el Estado los ayude estén implementadas las políticas necesarias.

No necesitamos persecuciones ni linchamientos sociales en esta sociedad, se necesita comprensión y entendimiento. Y las cuestiones a la vista, siempre.

Gracias por su atención.


CRISTINA GODOY, MADRE Y CUIDADANA PUNTANA