Buscar

Cara de piedra: Alberto Rodríguez Saá: “Acá en San Luis, nadie roba”

El día sábado desde el estadio del Club Colegiales Alberto Rodríguez Saá hablo a su supuesta militancia y tildando que fueron más de 12.000 personas. Lo más raro en su discurso, fue cuando hablo de que “Acá en San Luis nadie roba, por eso tenemos plata”.

La mayoría de los sanluiseños saben o quizás todos, pero algunos hacen la vista gorda, de que en San Luis, hay casos de corrupción donde mucha plata del Estado provincial quedo en manos de los hermanos. De 36 años llevando el poder de San Luis, estos hermanos han adquirido muchos bienes de dudosa procedencia, por ejemplo la mansión en Estancia Grande que tiene el gobernador, donde hay guardias privados y extensas hectáreas de campo asegurándose de no tener vecinos para sus últimos descansos. Una mansión y hectáreas de campo valuados en millones de dólares ¿cómo es posible de que en 12 años de gobierno de Alberto Rodríguez Saá haya podido comprarlos?


Alberto antes de que llegara al poder, era profesor en la Escuela Normal Mixta Juan Pascual Pringles donde dictaba derecho en la orientación humanística. Vivía con su ex esposa Maria Antonia “Tona” Salino en una casa alquilada que está ubicada en calle San Juan y Aristóbulo del Valle, quienes han ido a su casa por consulta sobre alguna materia referida a derecho cuentan que en dicho lugar era muy carente en bienes, por ejemplo solamente tenía dos sillas y una mesa, una cama que era sostenida por ladrillos y pedía fiado en la panadería y fiambrería de la esquina de dichas intersecciones. De vivir en la pobreza a vivir en una mansión en estancia grande tenes que ser un empresario con suerte o haber sacado el premio mayor de algún juego de azar.


No quedan dudas que Alberto Rodríguez Saá y su hermano han salido de la pobreza haciendo negociados con el Estado Provincial y así enriqueciéndose con aportes de la provincia, que vos pagas con tus impuestos. Desde usar un R6 atado con alambre a pasar a un auto de alta gama, desde una casa alquilada a estar en una mansión en Estancia Grande y hacer una en Potrero de los Funes de un costo de 75 millones de dólares, hacen que las declaraciones del gobernador en el club Colegiales deje mucho que desear.