• LPSL

Buscan "salvar" a Ferrari, juez denunciado por mal desempeño y corrupción

Los concejales que integran la Sala Acusadora del Concejo Deliberante, mantuvieron la primera reunión para iniciar el juicio político contra el Juez de Faltas municipal, Alejandro Ferrari. Con la presencia de Federico Cacace, Javier Suárez, Germán Ponce, Daniela Serrano, Luis Macagno y Daniel Ferreira, la reunión estaba convocada para la elección de quiénes integrarán la Comisión investigadora, como así también las autoridades.

Macagno defendió la medida cautelar dictada por el juez Spagnuolo y argumentó que el juicio político no puede ser substanciado hasta tanto el juez autorice a los concejales a reunirse. Mientras  que  Adelaida Muñiz,  Asesora Letrada del Concejo -quien Apeló la medida de Spagnuolo- sostuvo que la situación es inversa a la que plantea Macagno, dado que la resolución del juez (firmante de la renuncia anticipada) se trata de la intromisión de un poder dentro de otro.


Adelaida Muñiz citó como ejemplo paradigmático el fallo dictado por la Corte Suprema a favor del Intendente Carlos Ponce -abuelo de Macagno- donde privilegia la institucionalidad por sobre la judicialización de las decisiones del cuerpo deliberativo.


De acuerdo con la Ordenanza es obligatoria la asistencia de los concejales, sin embargo Ayelén Mazzina faltó por segunda vez consecutiva mientras que la estrategia de Luis Macagno se centró en una defensa cerrada de los intereses de Ferrari, quien está sospechado de la comisión ilícitos en el levantamiento de las clausuras impuestas a comercios por el cuerpo de inspectores de la Municipalidad.


Por su parte, Juan Domingo Cabrera denunció en conferencia de prensa una serie de irregularidades cometidas por Martha Corvalán y el denunciado Ferrari, quienes resolvieron por sí mismos las recusaciones de las que fueron objeto y luego mantuvieron reuniones con los secretarios subrogantes para presionarlos y ponerlos en contra de Cabrera, quien puso en duda la transparencia de las determinaciones del tribunal.


La actitud asumida por Macagno contradice las posiciones que defendía cuando era opositor a los Rodríguez Saá, en particular cuando denunciaba la carta enviada por Alberto Rodríguez Saá al almirante Massera, máximo responsable del centro clandestino de tortura que funcionó en la ESMA, donde desaparecieron los padres del hoy concejal.


Macagno para defender al zulemista juez  Ferrari esgrime la resolución Fernando Spagnuolo, uno de los jueces que en 2005 fueron descubiertos cuando presentaron la renuncia en blanco para asumir el cargo. Spagnuolo continuó como juez pesar de la sentencia dictada por  Tribunal Oral Federal que condenó a Sergio Freixes y Mario Zavala a cinco años de prisión, pena luego agravada por el Tribunal de Casación, que les aumentó la condena en un año.


La estrategia de Macagno es sostener a Ferrari como sea, con la intención de que a partir del tándem con Martha Corvalán dejen a Cabrera en minoría y de ese modo reforzar las posibilidades de Sergio Tamayo, el candidato del oficialismo, con quien Macagno no tuvo reparo en fotografiarse junto al actual condenado ministro Freixes.