• LPSL

Bonadio detuvo a cuatro funcionarios K vinculados con las coimas de Green, Rovella y Alquimaq

El juez federal Claudio Bonadío el viernes dispuso la detención de cuatro ex funcionarios de Vialidad Nacional y les tomará declaración indagatoria el próximo lunes. Se trata de Nelson Perotti, Sandro Fergola, Sergio Passacantando y Germán Nivello. Hasta ahora Bonadío se ha ceñido a una estrategia trazada luego de las declaraciones del financista Ernesto Clarens, quien nombró ante el juez a más de cien involucrados en el sistema de coimas a partir de la obra pública kirchnerista.

Hace una semana Bonadío les tomó declaración a los empresarios puntanos Mario Rovella, Carlos Arroyo y los hermanos Adrián y Mauricio Pascucci, además del gerente de la empresa Green SA. Cuando Clarens declaró ante Bonadío vinculó el nombre del ex Director de Vialidad, Santiago Fergola, con el de Mario Rovella y dijo que eran habituales las reuniones entre el funcionario y el empresario en las oficinas que Rovella posee en el Desvío a Pescadores, a siete kilómetros de la ciudad de San Luis.

Rovella para despegarse de las imputaciones de Clarens dijo que solo había visto una vez a Fergola, cuando fue a solicitarle que el empresario le facilitara maquinaria para el desmonte de un campo que el funcionario kirchnerista había comprado en San Luis. Rovella compró la empresa Gotti Hermanos, vinculada al escándalo de la obra pública en la provincia de Santa Cruz pero en una entrevista concedida al diario La Nación dijo que a partir de 2014 dejó de controlar la empresa Rovella y Carranza (que a su vez era dueña de Gotti) para dedicarse a la constructora SEMISA y a los emprendimientos agropecuarios.

Las tres empresas puntanas mencionadas por Clarens luego de la detención de Lázaro Báez entraron en proceso de desguace, sin embargo el gobierno provincial contrató a esos mismos empresarios para la construcción del nuevo Hospital Central, una obra de más de siete mil millones de pesos.