• LPSL

Aumenta la delincuencia en la provincia

Mientras el ministro de Seguridad, Ernesto Nader Alí, se recupera de una problema de salud luego de haber desmentido días atrás los rumores de su renuncia, la inseguridad es un tema que preocupa cada día más a la ciudadanía .

Las denuncias por asaltos en la vía pública, arrebatos, robos a domicilios, etc. Se han vuelto cotidianas. En los últimos meses las violaciones, abusos de menores y violencia de género son noticia todas las semanas; algunas de las víctimas han manifestado que las comisarías no querían tomarle las denuncias contra los violentos.

Un déficit de formación y gestión en las instituciones policiales para atender casos de violencia de género, para prevenir el delito en la calle o para detener a motochorros que tienen asustada  a la gente cuando sale a la calle o vuelve de trabajar, son los temas que los puntanos más mencionan sobre la inseguridad que viven a diario.

Los recientes escándalos como el asesinato del joven Britos a manos de un policía que  brindaba servicios de seguridad en una empresa privada mientras estaba de licencia en la Policía; y denuncias de violencia de género, consumo y venta de drogas que refieren a miembros de la fuerza, no pudieron ser tapados con la presentación de la División de Infantería de la Policía de San Luis que ha sido creada para “controlar” manifestaciones en la vía pública, y que patrullará las calles juntos a los demás oficiales asignados a esa tarea.

A los casos no resueltos de personas desaparecidas se suma un nuevo caso, el de Pablo Antonio Pacheco de 25 años de edad, cuyo padre denunció su ausencia y declaró que encontró manchas de sangre en la casa donde vivía su hijo.

En el próximo mes comienzan las vacaciones de Julio, tal vez  es hora de que la policía y el Ministerio resuelvan cómo enfrentarán estos problemas antes de que la inseguridad termine de agotar la paciencia de los contribuyentes y espantando el turismo.