Buscar

Asumió la nueva ministra de Educación pero el desmantelamiento escolar sigue

Ayer en Terrazas del Portezuelo, el gobernador Alberto Rodríguez Saá le tomó juramento a María Paulina Calderón (41 años) en reemplazo de Natalia Spinuzza a quien despidió con elogios por la implementación de las escuelas generativas que son ampliamente criticadas por los gremios docentes de la provincia y a quien desplazó a pesar de haberse pronunciado en contra de la difusión de un video privado que le costó el puesto a la ex ministra cuando tomó estado público.

Calderón es quien estaba a cargo hasta ahora del área de Innovación Educativa encargada de la implementación de esta modalidad educativa que es de sumo interés para el gobernador y que se implementa en clubes y lugares no aptos para la educación formal y a cargo de “coordinadores” a los que no se les exige título docente.

La abogada y docente flamante ministra es funcionaria pública provincial en el área de Edducación desde  2005 y asumió acompañada de alumnos de las escuelas generativas y sin presencia de ninguno de los miles de chicos de las escuelas públicas, objetivo a eliminar por los gobiernos de Alberto y Adolfo Rodríguez Saá.

El nombramiento viene a confirmar que la política educacional de la provincia está lejos de mejorar y seguirá atacando la carrera docente, precarizando a los maestros y desinvirtiendo las escuelas públicas que no son de esa nueva modalidad que hoy por hoy recibe millones del gobierno provincial en desmedro de la educación pública.

Desde la aplicación de las escuelas charter por Adolfo Rodríguez Saá que es avanzar en la privatización de la educación, atacar lo público y los docentes ha sido una consigna que los gobiernos rodriguezsaaístas promueven sin descanso. En San Luis no hay paritarias docentes, no se aumenta sobre los salarios básicos y se condena a los maestros a jubilaciones paupérrimas, tampoco se pagan los dobles cargos y se recortó el 50% del presupuesto de mantenimiento e infraestructura de las escuelas públicas desde el año pasado mientras se destinaron cientos de millones al capricho de las generativas.

Paulina Calderón, presentada como familiar de puntanos históricos de la línea que le gusta elevar a los Rodríguez Saá, continuará con estas directivas. Los gremios deberán comenzar otra vez un camino de diálogo con la nueva ministra para sus reclamos pero ya se escucharon voces poco optimistas que tienen en cuenta que Calderón es la voz cantante en el tema generativas contra la educación pública.

La discriminación a los miles de alumnos y docentes de las escuelas puntanas se terminó de hacer evidente ayer por la tarde en Terrazas donde fueron totalmente excluidos del acto de asunción.