• LPSL

Alberto Rodríguez Saá ordena suspender el debate por falta de preparación de Tamayo

Finalmente el Tribunal Electoral Municipal por orden de Alberto Rodríguez Saá dispuso la cancelación del debate de los candidatos a intendente establecido por Ordenanza y que el mismo tribunal de manera arbitraria había decidido realizar en el Salón Blanco del Palacio de Justicia. La cancelación fue comunicada por el TEM a los apoderados de los partidos luego de que ayer el Intendente Ponce denunciara penalmente a los miembros del Tribunal Electoral como así también a los integrantes del Superior Tribunal de Justicia por la colocación de una pantalla con publicidad partidaria de Sergio Tamayo, candidato del oficialismo provincial, en la puerta del recinto donde el tribunal pretendía efectuar el debate.

La cancelación llega como corolario de un sinfín de desacuerdos internos entre los miembros del Tribunal, entre los que figuran la intención de cobrar un sobresueldo del 40 por ciento, el traslado violento de la sede del TEM al Palacio de Justicia, las declaraciones públicas de Martha Corvalán y Alejandro Ferrari donde presionaban al Ejecutivo Municipal para que les cediera el manejo de los recursos para la realización de la elección y finalmente el manoseo de las condiciones de la realización del debate hasta que la realización del mismo se volvió inviable.


Una fuente cercana a Lucho Martínez, apoderado de la lista del Tamayo, dejó trascender que el plan del oficialismo era que, a través del Tribunal Electoral en la reunión del jueves se comunicara la cancelación definitiva del debate con la excusa de que la Municipalidad no había provisto los elementos necesarios, argumento que Martínez trata de instalar desde hace un mes. Sin embargo en esa reunión otros apoderados propusieron que la fecha se cambiara de este viernes al próximo martes y fue entonces que Martínez se levantó y abandonó la sala, para regresar luego acompañado de Ángela Gatto, quien se encontraba ocupada dictando una capacitación dentro del edificio del Poder Judicial.


Fue entonces que el Partido Justicialista decidió no firmar el acta correspondiente para no dejar por escrito su posición dado que la estrategia era culpar al Municipio. Gatto permaneció dentro del recinto hasta tiempo después de terminada la reunión y se retiró acompañada de Alejandro Ferrari, hecho que fácilmente se puede vincular con la decisión comunicada 24 horas después de cancelar el debate, tal como pretendía el albertismo.


La derrota sufrida por el oficialismo provincial el domingo pasado precipitó una serie de desinteligencias internas dentro del manejo de la campaña de Tamayo, que incluyeron la aparición descarada de camionetas del Ente de Control de Rutas pintadas con la inscripción Tamayo Intendente; la circulación de audios de Wathsapp donde funcionarios del gobierno dejan trascender entre beneficiarios del Plan de Inclusión que si Tamayo pierde el plan se termina en diciembre y por último la colocación de una pantalla gigante con publicidad partidaria en la puerta del recinto donde el TEM pretendía realizar el debate.


De todos los candidatos a intendente Sergio Tamayo hasta ahora había sido el más criticado por la falta de propuestas concretas para gobernar la ciudad y porque en cada aparición pública solo mostraba frases vaciadas de contenido. Por lo tanto Alberto Rodríguez Saá, especialista en pudrir las elecciones municipales a través de la manipulación de la justicia, mandó a que finalmente el debate no se realice, sabiendo que Tamayo puede caer aún más en las preferencias electorales y que puede hacer un papelón aún mayor que el de Hugo Marín, cuando en las elecciones de 1999 terminó en el cuarto lugar.