• LPSL

Alberto a favor del aborto legal y los diputados en contra

Ayer en sus redes sociales y a pocas horas de que se inicie un debate histórico sobre derechos de las mujeres en la Cámara de Diputados de la Nación por el derecho al Aborto legal y seguro, el gobernador Alberto Rodríguez Saá afirmó que estaba a favor de la despenalización del aborto al mismo tiempo que en el diario de su propiedad podía leerse que todos los diputados nacionales de su partido afirmaron que votarán en contra.

El Diario de la República daba como indeciso a Andrés Vallone pero sus manifestaciones públicas han estado más a tono con las voces en contra. Conocida es la pelea entre Vallone y Bianchi por la presidencia del bloque, no  es de extrañar que Vallone vote como prefiere Alberto para ganarse el apoyo hacia la presidencia del bloque del próximo año legislativo.

Desde LPSL explicaremos esta posición disonante de Alberto Rodríguez Saá con su partido como parte de la estrategia de los hermanos para seguir manipulando todas las aristas de la opinión pública: Adolfo en contra del aborto legal, Alberto a favor.

No es ninguna novedad que el gobernador está en contra de la penalización del aborto, lo que en estas horas llama la atención especialmente al resto del país es que tenga tan poca injerencia política sobre lo que vota su partido en leyes trascendentales como esta o el matrimonio igualitario donde ningún legislador puntano votó a favor, lo que nos pone como provincia a la derecha de las provincias más conservadoras,; en el caso del proyecto de aborto legal estamos empatados con Salta y La Rioja con mayoría de votos negativos.

Salga o no el proyecto en Diputados, San Luis se habrá perdido otra vez, como ya pasó con el matrimonio igualitario, de dar la discusión para estar realmente a la vanguardia en derechos humanos y civiles y en especial para las mujeres, derechos ya conquistados en esos países a los que Alberto Rodríguez Saá suele equiparar  a San Luis cada vez que habla.

En una provincia como la nuestra donde el 68% de los embarazos en menores de 20 años es no-intencional , la prevención y campañas públicas no existen y la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) no se aplica en las escuelas y donde dicen hacerlo es solo una clase por alguien que tiene más compromiso con sus ideas religiosas personales que con la prevención y la educación pública. Esta actitud ambivalente y poco clara es una deuda de quiénes llegan a bancas nacionales representando la provincia.