Buscar

Ahora Natalia Spinuzza también se ocupa de la Secretaría de la Mujer

Ayer se supo que luego de la renuncia de Salino, la Ministra de Educación quedaba a cargo del rectorado de la Universidad de La Punta hasta que se designe un nuevo funcionario.

Hoy desde el Gobierno informaron la ministra estará a cargo de la Secretaría de la Mujer temporalmente debido a que Adriana Bazzano disertará en la VII Conferencia Internacional “Mujer, Género y Derecho” en Cuba.

Las tareas de una Secretaría que debe ocuparse de temas trascendentales como la violencia de género hacia las mujeres exigen una especialización específica, parece que en esa secretaría no habría funcionarias idóneas y recurren a alguien que solo tiene el género en común y a quién además se les han dado tareas como la de ocuparse de la ULP además de todas las escuelas y colegios públicos de la provincia.

Esto manifiesta la poca importancia que tienen los temas de género en la provincia y que solo se trata de una pose que hoy tiene rating debido a las luchas que están llevando las mujeres en el país y en el mundo por sus derechos y para visibilizar la violencia que padecen.

Si a esto le sumamos que el senador Adolfo Rodríguez Saá está a trasmano de la lucha por el aborto legal seguro y gratuito, con educación sexual integral en las escuelas y el acceso a anticonceptivos que exigen las mujeres organizadas en el movimiento Ni Una Menos, se entiende que consideren que cualquiera que tiene otras labores puede ocuparse del área solo por compartir género.

Estas decisiones son típicas de los gobiernos de Alberto Rodríguez, que cree que cualquiera puede hacer cualquier cosa aunque no esté formado para eso, desde poner un periodista como ministro de seguridad a una contadora como ministra de salud. Cuando le agarra la chochera con un funcionario lo va a pasear por cuanta oficina hay hasta terminar de quemarlo en todos los cargos porque, como dice el dicho “zapatero a tus zapatos”, terminan fracasando por no ser idóneos en las áreas que son comprometidos. Y así salen las cosas. Mal.